logo-tema
soporte-redes

Noticias Blog

Embarazo de riesgo / riesgo durante el embarazo

Embarazo de riesgo / riesgo durante el embarazo

Embarazo de riesgo / riesgo durante el embarazo

 

La revista Activa de la Seguridad Social ha publicado recientemente unas aclaraciones a tener en cuenta en relación a los distintos tipos de riesgo durante el embarazo. Señala que un “embarazo de riesgo” no tiene nada en común con el “riesgo durante el embarazo” y describe las consecuencias que cada una de esas circunstancias tienen para la trabajadora al verse afectada, en ambos casos, su situación laboral. 

El embarazo de riesgo se deriva de una situación clínica propia del propio embarazo al presentarse algún tipo de problema que puede afectar a la madre y/o al feto, pero que no guarda relación alguna con el trabajo que desempeña la mujer. 

La trabajadora en este caso no puede solicitar la prestación por riesgo durante el embarazo, pero sí una prestación de incapacidad temporal por contingencia común (accidente no laboral o enfermedad común). Para ello deberá acudir a su médico de cabecera que le emitirá un parte médico de baja si considera que debe suspender por cierto tiempo su actividad laboral. Esto dará lugar a una prestación económica de incapacidad temporal por enfermedad común, a partir del cuarto día de baja laboral.

En el caso del riesgo durante el embarazo el problema se centra en las condiciones o procedimientos del puesto de trabajo que puedan influir de forma negativa en la salud de la madre gestante y/o la del feto. La primera medida a adoptar por parte de la empresa es garantizar que pueda seguir desempeñando sus tareas sin ese riego; si ello no fuera posible, existe la alternativa de cambiar temporalmente a la trabajadora de puesto de trabajo para ubicarla en otro exento de riesgo. Si se diera el caso de que la empresa por razones técnicas u objetivas no pudiera optar por una de las dos posibilidades anteriores, sólo entonces se procedería a la suspensión del contrato de trabajo y la trabajadora percibiría una prestación económica por riesgo durante el embarazo, equivalente al 100% de su base reguladora.

Por tanto, el acceso a esta prestación económica se basa en las condiciones del puesto de trabajo de la embarazada y en la imposibilidad de su empresa de poder adoptar medidas preventivas acordes con su estado o de cambiarla temporalmente a otro puesto de trabajo, sin que tenga nada que ver estado clínico del embarazo (en cuyo caso estaríamos hablando de un embarazo de riesgo).

 

Posted on
Posted in Noticias Blog