logo-tema
soporte-redes

Noticias Blog

Particularidades de la nulidad del despido de una empleada del hogar

Particularidades de la nulidad del despido de una empleada del hogar

Particularidades de la nulidad del despido de una empleada del hogar

 

Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid

 

Tras prestar servicios como empleada del hogar desde 2014 con un contrato de trabajo por tiempo indefinido a tiempo parcial (12 horas), la empleadora comunicó a la trabajadora en agosto de 2015 la extinción de su contrato de trabajo por desistimiento. Dicha decisión le fue comunicada de forma fehaciente en fecha 31 de agosto de 2015. Según consta en Autos la trabajadora había comunicado en 26 de agosto que se encontraba embarazada.

Tras un acto de conciliación sin avenencia, la empleada presentó demanda  y el Juzgado de lo Social nº 38 de Madrid dictó sentencia desestimatoria, la cual fue recurrida en suplicación por la actora ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

La recurrente señalaba en resumen que no siendo un requisito necesario la comunicación del embarazo (artículo 55.5 del ET) por parte de la trabajadora, y habiéndose producido el despido nada más notificar ésta a su empleadora su estado de gestación, entiende que está acreditada que la causa real del despido no fue el aludido desistimiento de la empleadora, sino el embarazo de la trabajadora.

Para la Sala que tramitó el recurso la cuestión estriba en cómo compaginar el derecho a la no discriminación con el derecho a la intimidad personal y familiar, y en este sentido señala que “…si bien la Sala considera que el que debe prevalecer, al menos en lo que toca al alcance y efectos del reproche que merece el despido discriminatorio, es el segundo, precisamente por el sacrificio tan desmesurado que supondría para los integrantes del hogar familiar tener que admitir en ámbito tan privado e íntimo la presencia física de una persona extraña al núcleo familiar una vez quebrada la confianza anteriormente existente, obligación que, ni siquiera judicialmente, se nos antoja quepa imponer a nadie”. En suma, no procedería la readmisión.

Teniendo en cuenta que si la relación laboral de las partes fuera ordinaria, y no especial como lo es la que regula a las empleadas del hogar,  ineluctablemente se declararía la nulidad del despido por no responder a motivo disciplinario alguno.

Entiende la Sala que, “…a la luz de los valores constitucionales enfrentados, la decisión extintiva producida durante el embarazo de la demandante y manifiestamente no procedente, sólo puede calificarse como nula, si bien los efectos jurídicos que esta declaración supone han de ser atemperados o, si se prefiere, modalizados en atención al derecho, también fundamental, a la intimidad personal y familiar que protege a quienes conviven en el hogar familiar”.

De este modo la sentencia revoca parcialmente la sentencia anterior y declara nulo el despido. Al tiempo, condena a la demandada a abonar una indemnización como si de un despido improcedente se tratase. 

Posted on
Posted in Noticias Blog