logo-tema
soporte-redes

Noticias Blog

Despido de una trabajadora sometida a fecundación in vitro

Despido de una trabajadora sometida a fecundación in vitro

Despido de una trabajadora sometida a fecundación in vitro

 

 

Sentencia del Tribunal Supremo

 

 

Una profesora de un instituto de enseñanza de una congregación religiosa fue despedida con efecto 31 de agosto de 2014 por causas económicas. Dicha trabajadora prestaba servicios en el colegio desde 12 de septiembre de 2005 y desde 2009 se venía sometiendo a diversos tratamientos de fertilidad, habiendo iniciado un ciclo de fertilidad de reproducción asistida en fecha 27 de mayo de 2014. A la fecha del despido los óvulos fecundados in vitro no habían sido transferidos al útero de la trabajadora. La empresa conocía dichos tratamientos.

Tras acto de conciliación sin avenencia, la trabajadora planteó demanda en solicitud de nulidad del despido y el Juzgado de lo Social nº 1 de Bilbao dictó sentencia declarando la improcedencia del despido; dicha resolución fue recurrida en suplicación ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, recurso que fue desestimado, confirmando íntegramente la citada resolución.

Planteado recurso  de casación ante el Tribunal Supremo por la trabajadora, la Sala de lo Social señala en los Fundamentos de Derecho  que “…la nulidad objetiva no asimila la situación de la mujer sometida a fecundación in vitro con la que está embarazada. Pero, sí se pronuncia sobre la ilicitud de un despido producido sobre una trabajadora que está sometida a un proceso de fecundación artificial cuando el despido se basa esencialmente en el hecho de que la interesada se ha sometido a tal tratamiento”.

El recurso planteaba que  se “…había infringido lo preceptuado en el artículo 19 de la Directiva 2006/54 relativa a la aplicación del principio de igualdad de oportunidades e igualdad de trato entre hombres y mujeres, así como los artículos 96 y 179.2 LPL ( hay que entender que se quiere expresar LRJS) así como el artículo 217.5 LEC .”

Además,  la propia empresa reconoció la improcedencia del despido, lo cual impide la constatación de una justificación objetiva y razonable, suficientemente probada, de la medida extintiva adoptada por la empresa y de su proporcionalidad. Y señala la Sala que “…el despido producido, precisamente por su carácter ilícito, no cumple con la exigencia legal que excluya el móvil discriminatorio ante un claro panorama indiciario de vulneración del principio de igualdad denunciado por la trabajadora”.

En consecuencia se dictó sentencia declarando la nulidad del despido y condenando a la congregación religiosa a la inmediata readmisión en su puesto de trabajo de la profesora y al abono de los salarios dejados de percibir desde la fecha de efectos del despido hasta la notificación de la sentencia.

Posted on
Posted in Noticias Blog