logo-tema
soporte-redes

Noticias Blog

Las prestaciones por desempleo y las prácticas formativas pueden ser compatibles

Las prestaciones por desempleo y las prácticas formativas pueden ser compatibles

Las prestaciones por desempleo y las prácticas formativas pueden ser compatibles

 

Existen dos supuestos en los que la percepción de la prestación y del subsidio por desempleo es incompatible con determinadas prácticas formativas:

- La realización de prácticas laborales, no vinculadas a un plan de estudios, en empresas que impliquen la inclusión en el Régimen General de la Seguridad Social como asimilados a trabajadores por cuenta ajena.

- Con carácter general, también serán incompatibles con la participación en programas de formación vinculados a estudios universitarios o de formación profesional que incluyan la realización de prácticas formativas curriculares o no curriculares que, sin dar lugar a una relación laboral, conlleven una contraprestación económica para los participantes y su integración en el Régimen General de la Seguridad Social como asimilados a trabajadores por cuenta ajena.

Sin embargo hay casos en que sí que es posible compatibilizar prestaciones y prácticas, siempre que se cumplan los siguientes requisitos:

- Cuando las prácticas en entidades públicas o privadas estén incluidas en el plan de estudios correspondiente y estén enmarcadas en la colaboración entre aquellas entidades y el centro docente.

- Será indispensable que las prácticas no requieran dedicación exclusiva por parte de los participantes, ya que estos han de continuar acreditando disponibilidad para buscar activamente empleo, así como para aceptar una colocación adecuada.

- La contraprestación económica que perciban los participantes habrá de estar limitada a la compensación por los gastos derivados de la participación en dichas prácticas: material de trabajo, locomoción, alojamiento o manutención.  

Si las prácticas formativas son compatibles con las prestaciones y subsidios por desempleo, el alumno las continuará percibiendo íntegramente sin que se realice deducción alguna por las horas realizadas de prácticas.

Aun siendo compatibles dichas prácticas, el interesado también puede suspender la prestación o subsidio por desempleo. Podrá solicitar la reanudación de su derecho en el plazo de 15 días hábiles a partir del día que finalicen las prácticas.

En el caso de que las prácticas formativas sean incompatibles con la prestación o subsidio, se suspendería su percepción a fecha de inicio de la beca.

El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) acaba de actualizar una de sus guías referida en este caso a los contratos en prácticas.  Basándose en la diversa normativa existente, resume las circunstancias de dicho tipo de contratación, presentando de forma clara y sencilla los requisitos, los destinatarios y las ventajas de esta modalidad de contratos.

Resumimos brevemente su contenido:

El contrato en prácticas va dirigido a quienes tengan un título universitario o de formación profesional de grado medio o superior o títulos oficialmente reconocidos como equivalentes; también va dirigido a aquellos que dispongan de un certificado de profesionalidad que habilite para el ejercicio profesional. Es requisito en ambos casos que la fecha de terminación de los estudios no sea superior a cinco años (siete en los casos de trabajadores discapacitados). Estos plazos no serán tomados en cuenta en caso de trabajadores menores de 30 años.

La duración del contrato no será inferior a seis meses ni sobrepasar los dos años. Se podrán concertar hasta dos prórrogas de duración mínima de seis meses en contratos inferiores a dos años, periodo de tiempo que ningún caso podrá ser superado para esta modalidad de contratación. El contrato admite periodos de prueba de uno o dos meses según la titulación del trabajador.

La retribución no podrá ser inferior al 60% o al 75% del salario fijado en convenio para un trabajador que desempeñe el mismo o equivalente puesto de trabajo. En ningún caso podrá ser inferior al salario mínimo interprofesional.

Está modalidad ofrece a las empresas diversas bonificaciones según diversas circunstancias de la contratación,  y si el contrato acaba convirtiéndose en un contrato indefinido a tiempo completo o parcial existe una bonificación en las cuotas empresariales a la Seguridad Social de 500 euros anuales durante tres años. En el caso de mujeres será de 700 euros por año.

El contrato será siempre por escrito, expresando la titulación del trabajador, la duración del contrato y el puesto de trabajo a desempeñar durante las prácticas, comunicándolo al Servicio Público de Empleo en el plazo de los diez días siguientes a su concertación, al igual que las prórrogas del mismo.

(Ver guía completa).

Posted in Noticias Blog
Tagged
El sitio web www.labor10.com utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web.
No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal.
Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee.
Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.
Aceptar Cookies Modificar configuración