logo-tema
soporte-redes

Noticias Blog

A vueltas con el uso privado de los medios tecnológicos de la empresa

A vueltas con el uso privado de los medios tecnológicos de la empresa

A vueltas con el uso privado de los medios tecnológicos de la empresa

 

Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Murcia.

 

Volvemos a tratar en esta entrada el uso poco idóneo o contrario a lo estipulado de los medios tecnológicos que una empresa pone a disposición del trabajador para el ejercicio de sus funciones.

En este caso se trata de un delegado de una compañía aseguradora que fue despedido. El motivo de dicho despido fue que el trabajador imprimió las condiciones particulares de varias pólizas individuales, así como el listado con los asegurados de las dos pólizas colectivas. También reenvió correos electrónicos desde la dirección de correo facilitada por la empresa a otras dos direcciones particulares del mismo trabajador.

Presentada demanda por el empleado ante los juzgados de lo social de Murcia, se dictó sentencia favorable a sus pretensiones, condenando a la empresa a la readmisión o a abonarle la cantidad de 165.678,08 euros en concepto de indemnización.

Recurrió la empresa en suplicación ante Tribunal Superior de Justicia de Murcia. De forma muy resumida exponemos los motivos de la Sala de lo Social para estimar el recurso de la empleadora.

Señala la Sala que el convenio colectivo considera faltas muy graves, entre otras: “… La utilización fraudulenta de los medios electrónicos o herramientas tecnológicas establecidas en la empresa”.   Y por otra parteen la normativa interna de la empresa  seprohíbe: reenviar “…mensajes ni documentos corporativos a cuentas privadas del trabajador o de sus familiares o amigos, ya que éstas no gozan del mismo nivel de seguridad. Tampoco se puede configurar la cuenta de correo corporativo para reenviar los mensajes recibidos a una cuenta de correo electrónico privado”.

Para la Sala no existe duda de que el trabajador “…incurrió en un claro abuso de confianza y deslealtad al reenviarse correos electrónicos remitidos a la empresa, lo que a su vez supone un acto de indisciplina frente a las órdenes dadas por la empresa, al tratarse de documentos cuya custodia le compete y sobre la que debe dar las correspondientes instrucciones, teniendo en cuenta que se dan con una finalidad, que es ajena a la tenencia de tal información fuera del ámbito propio de custodia, y, finalmente, vulnera la prohibición de usar los medios de la empresa fraudulentamente”.

La Sala entiende que existe justa causa de despido, y, por tanto, el despido debe ser declarado procedente y la demanda desestimada, revocándose la sentencia recurrida.

Cabe recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

Posted on
Posted in Noticias Blog